Seleccionar página

Es muy importante ser consciente de que BLW no es para todos. Por supuesto, es una gozada observar cómo un niño de 13 meses se come un muslo de pollo o comprobar lo bien que maneja los cubiertos, pero en algunos casos tienes que desechar la idea de aplicar BLW o consultar antes con un médico.

El método BLW no está indicado si tu bebé:

· Tiene falta de hierro o una anemia diagnosticada

· Presenta problemas de digestión o algunas irregularidades en el sistema digestivo

· Nació prematuro

· Presenta dificultades de desarrollo que le impiden la acción de masticar y/o de llevar los alimentos a la boca con las manos

· Presenta un riesgo muy alto de alergias: revisa el historial familiar de alergias.

Puede ocurrir también que tu niño no esté preparado para este método, que no le encuentre interés o que la comida comience a interesarle un poco más tarde, después de los 6 ó 7 meses. Desde mi punto de vista personal, lo importante es dejarlo crecer y criarse a su ritmo, no forzarle a nada ni exigirle cosas que no puede o no quiere hacer.

Si tú eres una fan incondicional de BLW pero a tu niño no parece interesarle y encuentra más gusto en comer papillas, opino que debes adaptar el método de alimentación a lo que prefiera tu pequeño, porque de otro modo le estamos forzando.

Por suerte los vasos Doidy son aptos tanto para la alimentación complementaria BLW como de papillas.