Seleccionar página

Para poder aplicar la alimentación complementaria BLW tanto tu bebé como tú (o tu familia, si van a estar más personas a su cargo) debéis cumplir una serie de requisitos. ¿Cuándo estaréis listos para empezar la aventura con BLW?

Requisitos que debe cumplir el bebé:

· Haber cumplido al menos 6 meses. Es cierto que hay mamás que deciden empezar antes, pero la Organización Mundial de la Salud (OMS) aconseja que el niño se alimente exclusivamente de leche hasta los 6 meses.

· El bebé tiene que poder mantenerse sentado sin ayuda, o casi sin ayuda (por ejemplo, no debe tambalearse cuando está sentado en las rodillas de un adulto). De este modo nos aseguramos de que los músculos de su cuerpo ya están lo suficientemente desarrollados como para poder actuar en caso de atragantamiento y hacerle expulsar la comida.

· Tiene que haber perdido el denominado “reflujo de extrusión”. Éste es un acto reflejo que el bebé presenta hasta los 4, 5 o incluso 6 meses, que consiste en sacar la lengua para expulsar de su boca todo lo que no tenga consistencia líquida y sabor a leche. Es un mecanismo natural de protección: así la naturaleza trata de evitar ahogamientos.

· El pequeño tiene que estar interesado en la comida y haber desarrollado la coordinación mano-ojo para poder coger un alimento y dirigirlo hacia su boca.

· ¡La ausencia de dientes no es un obstáculo!

Requisitos que debes cumplir tú o las personas de tu entorno a cargo del bebé:

· Antes de ofrecerle al bebé alguna comida sólida, hay que darle el pecho o la leche (esta última en la taza Doidy Cup, si os veis preparados). El pequeño debe estar saciado antes de empezar a comer los sólidos. Ya verás que, en esta página y en general en BLW, el verbo comer tiene varios significados: chafar la comida, jugar con ella, metérsela en la boca y posteriormente sacarla para tirarla al suelo. ¡Será solo al comienzo, tranquila!

· Respecto al punto anterior: no te frustres. En principio es solo un juego. Se trata de conocer nuevas texturas, olores y nuevos sabores. Déjalo experimentar, pronto pasará al siguiente nivel de BLW, ¡ya lo verás!

· No dejes al bebé comiendo solo. Jamás dejes a tu pequeño sin supervisión. No se trata de ser fatalista, pero hay accidentes que ocurren en cuestión de segundos. Al introducir el método BLW debes vigilar constantemente al niño, observar que gestiona bien la comida y que no tiene problemas. Los atragantamientos suelen ser silenciosos, el pequeño no grita ni llora porque el trozo de comida ¡le dificulta la respiración! No escucharás nada si estás poniendo la lavadora en la cocina y tu bebé está en su trona en el comedor. Evita el clásico:

«solo voy a calentar el café, son 30 segundos». Si te vas, lleva al bebé contigo o aleja de él la comida durante ese ratito.

· Aunque estés presente, también puede ocurrir un atragantamiento. Es muy importante que sepas distinguirlo de un atragantamiento por un simple reflejo de extrusión o porque la comida no le gusta al niño. Es altamente recomendable asistir a un curso de Primeros Auxilios en bebés y niños, donde se adquieren conocimientos que pueden resultarte muy útiles (también para distinguir cuándo la situación es grave o no lo es).

· No le hagas reír ni lo distraigas cuando esté comiendo. Que esté concentrado va a dar mejor resultado tanto para su alimentación como para su seguridad. El bebé debe estar bien sentado, evitando cualquier postura en la que se encuentre recostado. Muchas personas utilizan la trona, como por ejemplo las de IKEA que puedes ver más abajo.

· Si lo ves cansado, no le propongas alimentos sólidos. Lo mismo si está muy hambriento, ya que en estos dos casos existe mayor riesgo de atragantamiento. En la primera situación, por no poder concentrarse en la comida, y en la segunda, por devorar la comida con demasiada rapidez.

· Hasta que cumpla un año, la leche debe ser la base de la dieta de tu niño (ya sea leche materna o de fórmula). ¡No lo olvides!

· No tengas prisa en introducir nuevos alimentos. Observa cómo tu niño gestiona cada comida y mantente atenta ante la aparición de posibles alérgenos. Se recomienda introducir un nuevo alimento (si puede causar alergias) cada tres días, no con mayor frecuencia. De este modo puedes observar si alguna de las comidas no le sienta bien, si surgen picores o erupciones cutáneas.

· Deja bebida al alcance del niño para que pueda beber cuando sienta sed. ¡Puedes utilizar la taza Doidy! Si al principio el bebé no quiere beber, no te preocupes. Al comer más, va a sentir más sed.

Como ves, ¡existen casi más requisitos que debes cumplir tú! ¿Te sientes preparada?

En la foto: hermoso Martín con su Doidy Cup Azul Celeste. ¡Sin duda tiene interés en el vaso!