Seleccionar página

Sí, BLW tiene ventajas, aunque algunos piensen que este método consiste en dejar al niño tirar la comida por todas partes, o que el pequeño se va a atragantar el primer día. O que es una moda nueva que va a pasar como el viento dejando los niños mal alimentados (“Si es que no come nada…” – dice la suegra, metiéndole en la boca una cuchara de papilla).

Pero concentrémonos en tu casa y en tu niño. Aparte de la suciedad -lógica y natural-, hay muchas cosas buenas, tanto para ti como para tu hijo. Ya lo verás.

¿Cuáles son las principales ventajas de BLW?

· Es el método más natural de introducción de nuevos alimentos. Es muy conveniente para el desarrollo del niño porque todo es experimentar: tocar, chafar, oler, meterse los alimentos en la boca. ¡Así conoce el mundo! Con la vigilancia debida, dejemos al pequeño seguir su instinto, descubrir nuevos sabores ¡y decidir qué es lo que le gusta!

· Si comer es agradable, ¡comer solo aún lo es más! Y para un niño tan pequeño, también. Dentro de poco podrás ver cómo tu bebé disfruta de las comidas que le estás dando, ¡porque la comida es un placer! El niño puede participar en la comida familiar, algo que resulta clave para que asocie la tranquilidad, el estar en familia y el tomarse su tiempo con el acto de alimentación. Este hecho favorece que en el futuro desarrolle hábitos de alimentación saludables.

· Favorece el desarrollo de la coordinación del niño. En vez de solo abrir la boca y recibir su trago de papilla, tu hijo va a recibir un trozo de comida. Ahora tendrá que coger el trozo de comida en la mano, dirigir su manita hacia la boca, ¡acertar! y luego masticar… o intentar hacerlo. El proceso se repite varias veces y quizá el trozo no desaparezca (acabará en la boca o en el suelo, ¡nunca se sabe!) ¿Ves cuántas acciones tiene que hacer? ¿Cuánta coordinación va a adquirir? Y no quiero ilusionarte demasiado, pero esto va a más. Luego sabrá hacer pinza, pinchar trozos con el tenedor, comerá con una cucharita… ¡Tu niño es muy listo!

cuales son ventajas de BLW

· Aprender a masticar influye en los músculos responsables del desarrollo del habla, según los logopedas. Eso no significa que el pequeño empiece a hablar con 7 meses, pero siempre es una estimulación más para él.

· Ahorras tiempo. No tienes que dejar tu plato para meterle en la boca cucharita tras cucharita de un potito. Puedes sentarte a su lado y disfrutar de una comida en familia, tranquila… ¡y caliente! Olvídate de terminar tu plato cuando todos los demás hayan terminado.

· Los niños alimentados con BLW comen más sano que el resto, según sus padres. Una de las reglas básicas de BLW (y de la alimentación infantil en general) es que las comidas sean lo más sanas posibles: sin sal, sin azúcar, sin grasas saturadas, sin calorías vacías… En el futuro, esto dará sus frutos. Además, ya desde muy pequeños, los niños aprenden a autorregular su apetito. Con papillas decidimos nosotros cuánto va a comer porque queremos asegurarnos de que adquiere todas las vitaminas y minerales que necesita, pero en esta tarea puede autorregularse él, créeme. Tú tienes que ofrecerle comidas variadas, introduciendo los nuevos alimentos según lo establecido (se recomiendan 3 días para introducir cada alimento nuevo, con el fin de verificar que no causa alergias al niño).

· Mejora la alimentación de toda la familia. Cuando tienes un pequeño niño-BLW en casa, es un momento perfecto para eliminar los malos hábitos alimenticios del resto de la familia. Total, si no quieres cocinar dos veces, ¡tienes que comer lo mismo que tu hijo! Puedes añadir un poco de sal a tu comida, pero ten cuidado de que el bebé no coma la comida salada de tu plato, pues no le sentará bien en absoluto.

Y tú, ¿has experimentado alguna ventaja más de BLW?

Recuerda que tenemos un vaso muy útil para aplicar BLW: sin tener que esterilizar los biberones, sin tener que gastar millonadas… ¡Aquí lo tienes!